Gay Magazine

Crítica, Cine, Televisión, La Vida Misma, música. chismes, experiencias...etc.

27 octubre, 2006

Prosperan o no ?- Parte I

Las diferencias generacionales existen, no hay como negarlo...pero ¿influyen en la relación de pareja?....Sí, si influyen, y puede costar caro.

Tener diez años de diferencia puede resultar atractivo al momento de conocer a una persona, la diferencia en el tipo de experiencias resulta un factor importante de atracción intelectual, sueles escuchar con gran interés las historias de tu amigo, pololo, gayfriendly, aspirante a…, futuro marido….y muchos etcéteras más, y a la vez, éste te mira con simpatía, “ganas”, empatía y otros etcéteras más…te lo aseguro. Pero ¿Cuánto puede durar?. El atractivo al conocer personas, y más aún (obvio) si ésta te atrae, suele ser algo angustiosa, te falta tiempo para “extraer” información y finalmente decidir si existe la posibilidad de ser compatibles, ir más allá, proyectarte o simplemente pasar los primeros 3 meses de vida.

Avancemos… nos situamos ya en el cuarto mes. Por lo visto el interés sigue intacto, se pasa bien y se comparte en su justa medida. Sinceramente creo que el segundo paso, y no por eso menos traumático, es sin duda conocer el ambiente en el que se mueve nuestro “Boyfriend”, conocer amig@s, amig@s de amig@s, y lo más atemorizante quizás, conocer su familia. Es aquí, donde empieza una verdadera relación. Es una decisión y experiencia "muy nerviosa", te miran raro, no dan crédito, obviamente no apuestan a la durabilidad, eres comentario, en fin…pasa de todo, pero uno ahí, más firme que nunca.

Algunas diferencias van saltando a la vista, cuesta desprenderse de los amigos, de las trasnochadas (en mi caso), de situaciones algo extremas, pero cuando una relación mantiene el real interés…creanme, es posible, lo agradeces y disfrutas. Te das cuenta de que has encontrado a tu “Partner” esa persona ideal que hasta el peor de lo mortales alguna vez soñó, que el amor existe y a tocado tu puesta (no será mucho..jaja) ojo !!! factor importante es el sentido del humor… creo que debe estar presente a toda hora, en los buenos y en los malos momentos, si no es así…… si es peor, al contrario… lo pensaría dos veces antes de embarcarme… nadie está para ser infeliz, si no hay alegría, espontaneidad, humor, complicidad y confianza…amig@s míos …no hay futuro.

… continuará

4 Comments:

Blogger Mauricio Miranda said...

primera vez que ando por aquí. Está muy bueno este blog.

Y sobre lo que escribes, creo que al final no prosperan y no es precisamente por la diferencia de edad, sino por las espectativas en la vida, por lo que ya se ha vivido y lo que aun se espera y quiere vivir... aunque el amor todo lo puede.

Un abrazo

mauro!

30 octubre, 2006  
Blogger HOMBRESPARAHOMBRES said...

Gracias por visitar mi página. Mis mejores deseos para tu blog.

En principio no debería de afectar la diferencia de edad en una relación si hay amor de verdad... Como no debería de afectar la igualdad de edad si hay amor de verdad... El problema es que, por desgracia, se tenga la edad que se tenga, lo que importa es, aparte del amor que pueda existir y que es vital, la sinceridad, el entendimiento, la comprensión, el respeto, el cariño... y, todo eso, no es problema de diferencias de edad, es algo más complejo entre dos personas que decidan caminar juntos la vida.

Como me gusta tu estilo te voy a enlazar con mi página, si me enlazas tú pues estupendo.

Me iré dando vueltas por aquí.

Un abrazo amigo.

01 noviembre, 2006  
Blogger Pasaelmocho said...

¡ Diez años no son tanto !
Sólo si uno es muy joven: menor de 19-20 años, en cuyo caso la diferencia cultural puede pasar factura. Pero a partir de esa edad es como cualquier otra relación, sólo hay que acostumbrarse y ser tolerante.

Gracias por tu visita a mi blog. Un saludo

02 noviembre, 2006  
Blogger JavieRodrigo:. said...

Por pirmera vez llego a tu blog y me gusta lo que escribes como lo escribes.

Con relación a este post, mi comentario es el siguiente: Ricardo (http://ricardoparra81.blogspot.com) y yo somos pareja hace casi cinco años. Nuestra diferencia de edad, catorce años, ha permitido que siempre exista de por medio el encanto de compartir intereses diferentes. Siempre tenemos de qué hablar y qué hacer. Ya cada uno domina y pertenece al medio del otro.

Convivimos, cocinamos, dormimos, tiramos y aún existe la llama del amor, no sin pocos problemas, pero mucho menos de los que cualquier pareja pudiera esperar.

Te felicito por tu blog; un abrazo desde Bogotá.

02 noviembre, 2006  

Publicar un comentario

<< Home